Datos de la economía mundial



  • Nueva Zelanda aumenta el salario mínimo y sube los impuestos a los más ricos

    Jacinda Ardern ha aprobado este paquete de medidas para luchar contra la desigualdad e impulsar la economía tras el impacto de la COVID-19

    EFE - Sídney (Australia) — 31 de marzo de 2021

    Nueva Zelanda ha aumentado el salario mínimo y ha subido los impuestos a los más ricos, dos medidas que entrarán en vigor este jueves y que son parte de los esfuerzos de la mandataria Jacinda Ardern para luchar contra la desigualdad e impulsar la economía tras el impacto de la COVID-19.

    El nuevo salario mínimo se elevará de 18,90 NZD (13,19 USD o 11,27 EUR) a 20 NZD (13,96 USD o 11,93 EUR) a la hora, según el anuncio que hizo el lunes la primera ministra neozelandesa. Esta medida forma parte de sus promesas electorales y beneficiará a 175.000 personas.

    También desde el jueves aumentará el impuesto máximo hasta el 39% a los ingresos de las personas que ganen más de 180.000 NZD (125.654 USD o 107.316 EUR), cuando antes el tope era del 33%.

    Se prevé que la medida afectará a un 2% de los contribuyentes.

    Según las estimaciones oficiales, este nuevo umbral impositivo, que forma parte de una serie de medidas tributarias, proveerá de unos 550 millones NZD (384 millones USD o 328 millones EUR) adicionales a las arcas del fisco para el año financiero de 2021 y de 634 millones NZD (443 millones USD o 378 millones EUR) para el 2024.

    Ardern señaló el lunes, tras la reunión del Gabinete, que la serie de medidas que entran en vigor este 1 de abril representan "mejoras reales y largamente esperadas en el apoyo que prestamos a nuestros (pobladores) más vulnerables".

    La oposición, en contra
    El aumento del salario mínimo, que afecta a muchos trabajadores claves durante la pandemia de la COVID-19, ha sido elogiado por los sindicatos y criticado por los negocios que reclaman que aún no se han recuperado de los daños económicos dejados por la pandemia, que motivó diversos confinamientos, especialmente en la ciudad de Auckland.

    "Precisamente cuando unos 1.000 negocios han cerrado recientemente, y cuando especialmente mucha gente del sector de la hostelería nos dice que no pueden más con los incrementos porque tienen problemas para pagar los alquileres", señaló este miércoles la líder de la oposición, Judith Collins, a la caden TVNZ.

    Según datos del Ministerio de Desarrollo Social de Nueva Zelanda, las empresas del país han contratado más personal desde principios de año, aunque todavía hay más de 200.000 personas que reciben las ayudas de desempleo, casi 60.000 más que a mediados de marzo, cuando comenzó la pandemia.

    Un informe del Ministerio del Tesoro publicado en diciembre pasado indica que el déficit para el año fiscal 2020/21, que termina el 30 de junio próximo, será de 10.100 millones NZD (7.156 millones USD o 5.890 millones EUR), que es por debajo de lo pronosticado, aunque la deuda neta aumentará a 45,6% del PIB para 2023-24.

    Nueva Zelanda, que cerró sus fronteras para frenar la pandemia y ordenó uno de los confinamientos más estrictos del mundo en marzo cuando solo tenía 50 casos, acumula con 2.141 infecciones confirmadas y 26 muertos.

    https://www.eldiario.es/internacional/nueva-zelanda-aumenta-salario-minimo-sube-impuestos-ricos_1_7364758.html



  • Lo llegás a hacer acá y sabés cómo saltan los medio pelo???



  • A raíz de la terrible recesión y parálisis de la producción y la economía por culpa del coronavirus, muchos países como Suecia, Finlandia o Noruega que son un ejemplo, de como de deben hacer las cosas, ya han tomado decisiones parecidas... Nueva Zelanda ahora sigue el mismo camino y no son justamente países comunistas... Paises como España (con un gobierno socialista) amenazó, propuso, publicitó...pero finalmente no se animan (no tienen hu...os) a tocarles las fortunas a los grandes ricos de aquí (Ortega, Botin, Roig, etc etc,...)



  • La drástica decisión que tomó Biden que va a dejar re caliente a los liberchantas

    https://www.youtube.com/watch?v=YUdowE_2lz4&ab_channel=RevoluciónPopularNoticias



  • Luego de semejante propuesta, Janet Yellen debería andar con mucho cuidado de no tener algún que otro accidente y si tiene algún muertito en el placar, que lo esconda bien porque se lo van a encontrar.



  • Es hora de que el mundo se comprometa con un impuesto mínimo global

    El debate sobre la tributación de las corporaciones multinacionales ha durado años. Pero ahora más que nunca, en una economía digital interconectada, algo de los miles de millones en ganancias debe beneficiar al pueblo.

    alt text

    Todos sabemos que la vida no es justa. Sobre todo en época de impuestos. Para los particulares es un momento de papeleo, preocupaciones y desembolsos. La mayoría de los contribuyentes trabajan en un solo lugar y pagan sus impuestos ahí.

    Para las grandes empresas también es un momento de papeleo y preocupaciones. Sin embargo, a menudo trabajan en varios países y pueden intentar mover las ganancias al extranjero a la búsqueda de ventajas fiscales. En muchos casos, se salen con la suya. Las lagunas legales han permitido a muchas empresas estadounidenses evitar muchos impuestos durante los últimos 40 años ya que, en todo el mundo, los impuestos corporativos han estado cayendo durante años.

    Crear un protocolo universal para evitar que las empresas busquen una jurisdicción fiscal satisfactoria no es una idea nueva. En respuesta a la creciente presión por establecer un impuesto a los servicios digitales que ofrecen grandes empresas tecnológicas como Google y Facebook, que venden bienes y servicios en todo el mundo, la OCDE ha estado tratando de llegar a un consenso sobre cómo hacerlo. Y dónde.

    En las conversaciones se ha barajado la opción de un impuesto mínimo internacional para las empresas. Hasta ahora, no se ha podido llegar a un acuerdo, para lo que haría falta un gran impulso.

    Una carrera hacia el fondo

    En los Estados Unidos, en busca de liquidez para compensar los enormes gastos provocados por el COVID-19, la administración Biden acaba de anunciar que aumentará la tasa del impuesto a las corporaciones del 21% al 28%, y prometió un impuesto mínimo nacional para reducir a quienes no pagan nada. Este es un cambio bienvenido. Ahora debe hacerse cumplir. Las autoridades fiscales deben contar con la financiación y los medios adecuados.

    Sin embargo, la evasión de impuestos corporativos es un problema mucho más amplio, y el lunes (05.04.2021) la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, señaló que estaba harta de conversaciones interminables. Ella agarrará el toro por los cuernos y llevará el tema a sus colegas del G20 para encontrar una solución.

    "También debemos salir de 30 años de carrera bajista en las tasas de impuestos corporativos. Se trata de asegurarnos de que los gobiernos tengan sistemas impositivos estables que generen ingresos suficientes para invertir en bienes públicos esenciales y responder a las crisis, y de que todos los ciudadanos compartan de forma justa la carga de financiar al gobierno", escribió en Twitter.

    Yellen tiene razón. Estados Unidos no solo mira a sus propias compañías, sino que el plan es impulsar un impuesto mínimo global para evitar que las empresas vayan a otros países en busca de impuestos más bajos.

    No importa dónde las empresas afirmen tener su sede, tendrán que pagar. Se refiere a países como Irlanda y paraísos fiscales en el Caribe y Europa. También apunta a las grandes empresas tecnológicas estadounidenses que envían "royalties" a todo el mundo, independientemente de dónde ganen realmente el dinero.

    Incentivos para la no competencia fiscal

    Será un trabajo duro para Estados Unidos, y Yellen sabe que el país no puede hacerlo solo. "La credibilidad en el extranjero comienza con la credibilidad en casa", escribió. Actualizar el código fiscal de Estados Unidos será una señal para los demás. Es, como mínimo, un acertado primer paso.

    No va a ser fácil convencer a otros países de que renuncien a su ventaja competitiva aumentando los impuestos. Si no, los países reacios podrían ser sancionados, siendo excluidos de hacer negocios en Estados Unidos, o del sistema bancario estadounidense, dificultándosele el acceso a los dólares para hacer negocios.

    Deutsche Welle



  • EE.UU. - El escándalo de Archegos Capital, revela las lecciones no aprendidas de la pasada crisis financiera tras más de una década

    Un inversor con pasado polémico causa un terremoto en los mercados con complejas operaciones especulativas que traen a la memoria lo ocurrido en 2008. El BCE ya plantea la necesidad de controlar más de cerca a los fondos y la asunción de riesgos de la banca

    "Trato de invertir según la palabra de dios y el poder del espíritu santo". Estas palabras son de Bill Hwang, un multimillonario inversor estadounidense de origen coreano que en las últimas semanas ha perdido 20.000 millones de dólares por el desplome de su fondo, Archegos Capital. De profundas convicciones religiosas, Hwang es un nombre polémico en Wall Street más si cabe después de que las apuestas de su gestora, basadas en complejos derivados financieros, hayan concluido con un histórico derrumbe que ha arrastrado consigo a dos gigantes bancarios como son Credit Suisse y Nomura, que han cosechado pérdidas milmillonarias. El caso, aunque por ahora en mucha menor escala, ha recordado a muchos analistas y medios especializados a lo ocurrido en 2008, cuando la especulación con activos como las hipotecas de dudoso cobro provocó la mayor crisis financiera de la historia y ha alertado de que no todo lo ocurrido hace una década se ha aprendido.

    Para comprender bien la importancia de este derrumbe hay que entender cómo funcionaba Archegos. Se trataba de un family office, un fondo que gestiona el patrimonio de una familia, y que se había ido haciendo cada vez más fuerte en los últimos años, llegando a gestionar un patrimonio que, según distintas informaciones, rozó los 50.000 millones de dólares, gracias especialmente al desempeño durante el último ejercicio. Según algunas estimaciones hechas mor medios especializados, mientras en el último trimestre de 2020 la Bolsa subió un 12% en EEUU, las inversiones de Hwang ganaron más de un 30% y, en algunos casos, por encima del 70%.

    El problema para el fondo ha llegado por el uso de un modelo de complejo derivado financiero conocido como Total Return Swap, que son los que han colapsado provocando el derrumbe del fondo. A grandes rasgos, Archegos llegaba a acuerdos con bancos acreedores, por los que estos tenían la propiedad de las acciones que seleccionaba el fondo de Hwang. Éste abonaba una tarifa a cambio de recibir los beneficios de dicho título (dividendos, por ejemplo) pese a que la propiedad seguía en manos de la entidad financiera. Si subía la acción, el banco abonaba al término de la duración de ese derivado el crecimiento. Si bajaba, Archegos tenía que pagar al banco el valor perdido.

    Este ha sido el problema para Archegos. Sus apuestas bursátiles, en las que tenía muchos miles de millones invertidos, principalmente ViacomCBS, comenzaron a caer fuertemente. Ante la imposibilidad de pagar esa pérdida de valor a todos los bancos con los que operaba, algunas entidades tuvieron que vender las acciones para intentar limitar las pérdidas. Los más lentos fueron Credit Suisse y Nomura. El grupo suizo ha reconocido esta semana que esta situación le provocará unas pérdidas de casi 4.000 millones de euros y ha despedido a su responsable de banca de inversión y a la encargada de vigilar los riesgos del grupo.

    Menos obligaciones para informar a las autoridades

    Con estas intrincadas operaciones, Hwang y su fondo se beneficiaban de los réditos de millones de acciones que cotizaban en Bolsa sin haber tenido que comprarlas en el mercado. Se trata de acuerdos que se celebran fuera de mercado, entre las dos partes, y, de este modo, Archegos no tenía que exponer públicamente todas sus inversiones, escapando al control de los supervisores. Al tratarse de un fondo familiar y no de una sociedad que gestiona el dinero de terceros, las obligaciones de información para Archegos no son las mismas que en otros casos y, a día de hoy, no existe un cálculo definitivo de cuánto dinero tenía Hwang en este tipo de operaciones. Al no tener el mismo control que otros fondos, Hwang podía elevar mucho más su apuesta por una empresa. Ganó mucho dinero mientras subieron, pero cuando cayeron, su situación se hizo insostenible.

    Con estos mimbres, el caso de Archegos demuestra para muchos que todavía hay lecciones de la pasada crisis financiera que no se han aprendido en lo referido a los derivados financieros y a la falta de transparencia. "Hay lecciones preocupantes de 2008 -controles de riesgo débiles y posiciones altamente apalancadas- que los bancos simplemente no han tenido en cuenta. Si Archegos es un incidente aislado, esto puede no importar, pero la preocupación es si surgen patrones más amplios", señalaba el diario Financial Times en un editorial la pasada semana. "La fatiga de la reforma financiera (tras la crisis de 2008) ha comenzado y los bancos están olvidando las lecciones fundamentales de la crisis", añadía.

    "¿Y si Archegos hubiera sido más grande o hubiera sido uno de los muchos fondos que realizaban el mismo oficio? ¿Podrían los bancos y el sistema en general haber resistido las pérdidas? ¿Los reguladores habrían notado los riesgos que se acumulan antes de que las cosas se salieran de control?", se preguntaba Bloomberg, otro medio de referencia en el mercado financiero. "Los reguladores podrían evitar desastres más fácilmente si supieran lo que está sucediendo en los mercados. Tal como están las cosas, no es así", añadía. "La implosión de Archegos no fue un problema sistémico. Pero si los reguladores no actúan juntos, el próximo colapso de este tipo podría ser", zanjaba. Editoriales y análisis como estos se han multiplicado estos días en la prensa financiera anglosajona.

    Además de la falta de transparencia de estos fondos y de la ausencia de herramientas por parte de los reguladores, los análisis del caso Archegos han recordado igualmente otro de los riesgos que se vieron en la anterior crisis financiera y que se han repetido ahora: el contagio. Hace una década un término ganó mucha vigencia, la banca en la sombra. Hacía referencia a todos aquellos fondos, aseguradoras y gestoras que participan en el sector financiero y que no están controlados por las mismas normas que la banca y hacia los que se transfieren cada vez más riesgos. Archegos es uno de ellos. "Los bancos y sus contrapartes en la sombra están interrelacionados y los problemas en uno pueden extenderse al otro y a la economía real", advertía el Financial Times.

    Un informe a comienzos de año del Financial Stability Board (FSB), compuesto por bancos centrales de las principales economías del mundo, advertía de que la banca en la sombra ya ha alcanzado la mitad de los activos que se encuentran en el ámbito del sector financiero en el mundo. Este apartado de la industria ha crecido aceleradamente desde la pasada crisis, pese a que entonces ya se le señaló como el origen del desplome. En el citado informe, el FSB advertía de los riesgos de que un problema en la banca en la sombra se contagiase a la banca tradicional y, con ello, a la economía real. La misma advertencia que hacen ahora los medios especializados respecto al caso de Archegos.

    Un inversor condenado en el pasado

    Otro punto que llama la atención de este caso es el propio perfil del responsable de Archegos, Bill Hwang. El desplome de su fondo familiar no es el primer escándalo que protagoniza este inversor multimillonario en EEUU, conocido por su fuerte apetito a las operaciones de riesgo. En 2012 fue condenado por las autoridades norteamericanas por el uso de información privilegiada en su anterior fondo, Tiger Asia, en la comercialización de acciones de bancos chinos. La sanción para él y el fondo al que representaba fue de más de 44 millones de dólares.

    Pese a que esto le podría haber cerrado las puertas en Wall Street, apenas un año después nacía Archegos y ha ido cosechando acuerdos de derivados financieros con algunas de las entidades más importantes del mundo como Goldman Sachs, que aunque en un principio le puso en su lista negra acabó accediendo a colaborar con él, Deutsche Bank, Morgan Stanley o Wells Fargo.

    Por tanto, la mirada se dirige también a la gestión de riesgos de la gran banca, necesitada de inversiones que le den altos rendimientos en un contexto de bajos tipos de interés. Y, en concreto, la entidad que se ha situado en el ojo del huracán ha sido la suiza Credit Suisse. La entidad ha tenido que cerrar el primer trimestre del año en pérdidas por la operación que le ha provocado un agujero similar a los beneficios que obtuvo en todo el año pasado. Dos directivos han sido despedidos y se ha tenido que modificar su política de dividendos, lo que ha conllevado un castigo bursátil para el grupo. El problema para el banco helvético es que el escándalo de Archegos no es el único que le ha salpicado en lo que va de año. El desplome y la insolvencia de Greensill Capital, una empresa de servicios financieros salpicada por distintos desequilibrios, donde el banco tenía invertidos cerca de 10.000 millones de sus clientes ya había supuesto un castigo, agravado ahora por el respaldo que dio a Hwang y su lentitud a la hora de responder a las advertencias que se hicieron sobre la posible caída del fondo.

    La debacle de Archegos ha llevado al BCE a defender que se necesita un aumento de la regulación de los fondos de inversión y un mayor control sobre los bancos. "Existe una necesidad de escrutar los motivos por los que los bancos permitieron al fondo apalancarse hasta ese punto. Esto podría haber resultado en aún mayores efectos de contagio", ha alertado este viernes Isabel Schnabel, miembro del Comité Ejecutivo del BCE. "Podemos estar contentos de que su efecto se haya limitado solamente a algunos actores. De otra forma, el incidente podría haberse transformado en una crisis sistémica", ha apostillado. "Es una señal de peligro de que existen considerables riesgos sistémicos que necesitan ser regulados mejor", ha zanjado.

    Archegos y Greensill se suman a una lista de nombres que han evidenciado en los últimos meses los riesgos de un sistema financiero, especialmente en Wall Street, donde los intereses especulativos de algunos inversores han despertado distintas alertas. Por poner un ejemplo, hace apenas unos meses, un foro de Reddit provocó una gran burbuja especulativa en torno a la compañía Gamestop. A ello se suma también el creciente peso de los grandes fondos como Blackrock o Vanguard y cuyo poder en la Bolsa estadounidense ha comenzado a alertar a los supervisores hasta tal punto de que la Comisión Federal de Comercio de EEUU abriera hace unos meses una consulta para cambiar la ley y limitar la presencia de estos fondos en determinados índices y compañías.

    https://www.eldiario.es/economia/escandalo-archegos-revela-lecciones-no-aprendidas-pasada-crisis-financiera-decada_1_7389173.html



  • BBVA dejará de financiar a empresas del carbón

    BBVA reducirá a cero su exposición a actividades relacionadas con el carbón, dejando de financiar a empresas en esas actividades, antes de 2030 en los países desarrollados y antes de 2040 en el resto de países en los que está presente. Esta decisión, recogida en la actualización del Marco Medioambiental y Social de BBVA, está alineada con la propuesta del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), consistente en limitar la subida de las temperaturas a un máximo de 1,5ºC y con la ambición de conseguir una economía neutra en carbono en 2050.

    “En BBVA, la sostenibilidad es parte esencial de nuestra estrategia, incluida la lucha contra el cambio climático, que es una de las mayores disrupciones a las que se ha enfrentado la humanidad”, ha declarado Carlos Torres Vila, presidente de BBVA.

    El banco ha movilizado en los últimos tres años (2018-2020) más de 50.000 millones de euros en financiación sostenible, por lo que va muy por delante en su objetivo de movilizar 100.000 millones en ocho años (2018-2025).

    En 2018 BBVA se comprometió a alinear su cartera de crédito con los objetivos de calentamiento global del Acuerdo de París, y apoya la necesidad de alcanzar cero emisiones netas de dióxido de carbono en 2050. Para lograr estas metas, es clave fomentar el uso de energías limpias y sostenibles frente a aquellas más contaminantes, como el carbón, que es el combustible fósil que más contribuye a las emisiones globales de CO2, con un 40% del total.



  • Nuestros políticos son unos "visionarios", que gastaron miles de millones en una central en el fin del mundo a carbon que ni siquiera fueron capaces de terminar. Mientras el Mundo, desde hace mas de una decada se encamina cada vez mas rápido a una "economía verde"



  • @Darwin dijo en Datos de la economía mundial:

    Nuestros políticos son unos "visionarios", que gastaron miles de millones en una central en el fin del mundo a carbon que ni siquiera fueron capaces de terminar. Mientras el Mundo, desde hace mas de una decada se encamina cada vez mas rápido a una "economía verde"

    Justamente..., como EE.UU., China o India , los principales económicas del mundo y las principales potencias promotoras de la industria verde y al mismo tiempo las que mas contaminan el planeta...(a Dios rogando y con el mazo dando),...y luego sus medios y ONGs le exigen a países pobres que no usen carbón https://es.statista.com/estadisticas/635491/paises-lideres-en-el-consumo-de-carbon/#:~:text=Esta estadística muestra el ranking,452 y 317 toneladas respectivamente.

    Cuanta hipocresía, por Dios...


Log in to reply
 

13
Online

521
Users

387
Topics

14.2k
Posts