Uruguay es uno de los últimos operadores de C-130B que queda en el mundo, con 2 ejemplares que andan por los 60 años de vida. Son los últimos sobrevivientes de los C-130B ex USAF vendidos a precio casi simbólico a Argentina, Chile y Uruguay en los '90 (creo que un ejemplar chileno todavía sigue en servicio pero no estoy seguro después de la compra de los últimos 2 C-130H, uno de los cuales se accidentó fatalmente camino a la Antártida). Los uruguayos habían recibido una modernización de aviónica y sus motores fueron actualizados al modelo del C-130H, pero estructuralmente deben estar llegado al fin de sus horas. La FAA necesita 2/3 Hercules adicionales, pero antes que eso la prioridad la tienen los transportes a reacción para reemplazar a los F-28 (con un Boeing 737 en camino) y reemplazar a los F-27 (con Airbus C-295 o ATR como se viene mencionando).