Conflicto del Sahara Occidental



  • Violando acuerdos de la ONU Trump reconoce la soberanía de Marruecos en el Sahara Occidental

    alt text
    Donald Trump, el pasado día 7 en la Casa Blanca.PATRICK SEMANSKY / AP

    La Administración saliente de Donald Trump ha reconocido este jueves, a solo seis semanas de abandonar el poder, la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, a cambio del pleno establecimiento de relaciones diplomáticas de Marruecos con Israel, alcanzado con la mediación de Washington. Marruecos se convierte así en el cuarto país árabe que pacta normalizar sus relaciones con el Estado judío, después de que en agosto lo hiciera Emiratos Árabes Unidos y le siguieran en septiembre Baréin y en octubre Sudán, en los conocidos como Acuerdos de Abraham. Trump toma esta histórica decisión antes de entregar el poder el próximo 20 de enero y sin que haya reconocido aún su derrota en las elecciones presidenciales.

    Estados Unidos es en este momento el único país occidental que reconoce la soberanía del reino alauí sobre el Sáhara Occidental, territorio que Marruecos controla y gestiona de hecho en un 80% desde que España abandonara su colonia en 1975. La acción de Trump supone un cambio drástico de la política de Washington respecto al Sáhara y un desaire a las resoluciones de la ONU. Queda ahora en manos del presidente electo Joe Biden decidir si revierte la medida una vez que asuma el poder, decisión espinosa porque podría hacer colapsar la normalización de relaciones entre Israel y Marruecos.

    El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. En vídeo, Netanyahu agradece a Donald Trump su trabajo para favorecer la paz entre Israel y Marruecos. FOTO Y VÍDEO: REUTERS
    Trump anunció en Twitter: “Hoy he firmado una proclamación reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. ¡Una propuesta de autonomía seria, creíble y realista de Marruecos es la ÚNICA base para una solución justa y duradera para la paz perdurable y prosperidad!”. El presidente usó en su mensaje el mismo vocabulario –”autonomía seria, creíble y realista”– que viene utilizando Marruecos desde que presentó su propuesta ante la ONU en 2007.

    Con esta decisión, Estados Unidos elimina oficialmente la opción de un referéndum de autodeterminación, tal como se recoge en los acuerdos de alto el fuego firmados en 1991 por Marruecos y el Frente Polisario ante la ONU. Y tal como defiende el principal aliado del Frente Polisario, que es Argelia. El pacto, cerrado este jueves en una conversación de Trump con el rey de Marruecos, Mohamed VI, implica el establecimiento por parte de Rabat de relaciones diplomáticas plenas con Israel.

    En poco más de dos meses, la Casa Blanca había anunciado el establecimiento de relaciones entre Israel y tres países árabes gracias a la mediación de Estados Unidos, a los que ahora se suma el aldabonazo de Washington a Rabat. Las negociaciones sobre este acuerdo comenzaron hace unos dos años pero se intensificaron en los últimos meses. Jared Kushner ―yerno de Trump, asesor del mismo y encargado de fraguar la paz en Oriente Próximo― y el enviado especial norteamericano Avi Berkowitz negociaron directamente con el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita.

    El comunicado oficial emitido por el presidente Trump este jueves señala: “EE UU cree que un Estado saharaui independiente no es una opción realista para resolver el conflicto y que la auténtica autonomía bajo la soberanía marroquí es la única solución viable. Instamos a las partes a entablar conversaciones sin demora, utilizando el plan de autonomía de Marruecos como único marco para negociar una solución mutuamente aceptable”.

    Con su habitual tono triunfante y en medio de una crisis en la que el presidente saliente insiste en que hubo fraude electoral en las pasadas elecciones del 3 de noviembre y no reconoce al ganador, Joe Biden, Trump dedicó otro tuit a su buen hacer diplomático. “¡Otro logro HISTÓRICO hoy! Nuestros dos GRANDES amigos Israel y el Reino de Marruecos han acordado establecer relaciones diplomáticas plenas, un gran avance para la paz en Oriente Próximo!”.

    Marruecos llevaba décadas persiguiendo este reconocimiento. Desde que España abandonó su colonia en 1975, ninguno de los cuatro presidentes republicanos y tres demócratas que ha tenido Estados Unidos desde 1976 hasta la llegada de Donald Trump en 2016 había asumido la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental. Todos ellos siguieron las orientaciones de la Organización de Naciones Unidas.

    El Palacio Real de Marruecos emitió un comunicado a las 17:25 en el que informaba sobre la conversación telefónica mantenida entre Mohamed VI y Donald Trump. Y anunciaba que Estados Unidos se compromete a instalar un consulado en la ciudad saharaui de Dajla. Esta acción se inscribe dentro de la política iniciada por Marruecos hace varios meses de atraer consulados de diferentes países al Sáhara Occidental. Rabat busca así un reconocimiento implícito respecto a su autoproclamada soberanía sobre el territorio en disputa. Entre los países que ya han instalado consulados en el Sáhara hay nueve en El Aaiún, capital administrativa del Sáhara, y siete en Dajla. La mayoría de ellos son africanos. Hasta ahora, el país de mayor relevancia era Emiratos Árabes Unidos quien anunció la incorporación de su consulado el pasado 4 de noviembre.

    Mediante este acuerdo, Marruecos se compromete así a reanudar las relaciones diplomáticas con Israel “lo antes posible” y a autorizar los vuelos directos para el transporte de los miembros de la comunidad judía marroquí y de los turistas israelíes desde y hacia Marruecos. También promoverá “relaciones innovadoras en los ámbitos económico y tecnológico” con Israel.

    El monarca subrayó en el comunicado del Palacio Real el hecho de que, aunque no se haya “presentado la oportunidad” de reunirse con Trump, la coordinación entre ambos países se ha prolongado, sobre todo, desde la visita a Marruecos de Kushner en mayo de 2018. También han sido decisivas “varias visitas no oficiales”, según señala el escrito del Palacio. Aunque el comunicado no la menciona, la hija del presidente Ivanka Trump, visitó Rabat en noviembre de 2019.

    Mohamed VI indicó que las medidas de acercamiento a Israel no afectarán “al compromiso permanente y sostenido de Marruecos en favor de la causa palestina”.

    alt text

    La República Árabe Saharaui Democrática (RASD) indicó a través de un comunicado del Ministerio de Comunicación: “La decisión de Trump no cambia en nada la naturaleza jurídica de la cuestión saharaui, ya que la comunidad internacional no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental (…) El pueblo saharaui continuará su legítima lucha para completar su soberanía por todos los medios y asumiendo los sacrificios que esto requiere”.

    Por su parte, la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, de visita oficial en Israel, declaró: “Damos la bienvenida al reconocimiento de Marruecos a Israel, pero igual que en el conflicto palestino, España considera que la paz en el Sáhara Occidental solo puede resolverse de acuerdo con las resoluciones de Naciones Unidas. Esperábamos, sin embargo, que pudiera darse este paso”, informa Juan Carlos Sanz.

    https://elpais.com/internacional/2020-12-10/marruecos-logra-que-ee-uu-reconozca-su-soberania-sobre-el-sahara-occidental-a-cambio-de-iniciar-relaciones-diplomaticas-con-israel.html



  • Cómo fue el abandono español del Sahara Occidental

    5c8b10843b000002076ce38f.jpeg

    El 21 de agosto de 1975, el Departamento de Estado norteamericano da luz verde a un proyecto estratégico secreto de la CIA, financiado por Arabia Saudí, para arrebatar la antigua provincia del Sahara (270.000 Kms cuadrados) a España. Un territorio vital desde el punto geoestratégico, rico en fosfatos, hierro, petróleo y gas, que EE.UU no está dispuesto a dejar en manos de España dada la situación en que se encuentra el régimen de Franco.

    El plan consiste en invadir la zona mediante una marcha de unos 300.000 ciudadanos marroquíes (Marcha Verde), que se harían pasar por antiguos habitantes de la zona.

    El 6 de octubre de 1975, los servicios de Inteligencia del Ejército español informan a Franco, ya muy enfermo, de los planes de EE.UU en relación con el Sáhara Occidental y le piden que actúe en consecuencia.

    El 16 de octubre de 1975, la Marcha Verde es anunciada por Hasan II, al mismo tiempo que el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU rechaza las pretensiones de Maruecos sobre ese territorio. Hassan II declara sin vergüenza ninguna:

    ''Tenemos que iniciar una marcha verde desde el Norte de Marruecos hacia el Sur y del Este al Oeste. Tenemos, querido pueblo, que levantarnos como un solo hombre, con orden y organización para dirigirnos al Sahara y encontrarnos con nuestros hermanos allí.'

    El 21 de octubre de 1975,el príncipe Juan Carlos de Borbón, heredero del dictador, se niega a aceptar la jefatura del Estado con carácter interino. Quiere plenos poderes para poder actuar en el Sáhara Occidental.

    El 22 de octubre de 1975,el presidente del Gobierno español, Arias Navarro, con conocimiento de Franco, manda al ministro José Solís a Rabat para tratar de parar el órdago marroquí prometiendo negociaciones sobre el tema en cuanto la situación del dictador mejore.

    El 26 de octubre de 1975,da comienzo la Marcha Verdeen territorio marroquí. Toda la planificación operativa y la organización logística del plan ha corrido a cargo de técnicos norteamericanos.

    El 31 de octubre de 1975, Juan Carlos de Borbón se hace cargo de la jefatura del Estado español. Mostrándose muy preocupado por la situación en el Sahara, pues tiene muy presente el caso portugués. No quiere que la situación le desborde.

    Finalmente el monarca español asumió oficialmente la Jefatura de Estado el 31 de Octubre después de negarse a hacerlo una semana antes.

    Ese mismo día convocó un Consejo de Ministros y se puso manos a la obra. Sus contactos con su homólogo marroquí fueron constantes. Hasta entonces, según transmitió Stabler, "el Gobierno seguía vacilante"ante la falta de liderazgo y, sobre todo, el aumento de las presiones marroquíes.

    Rabat envió el primer grupo de "marchadores verdes" al Sáhara el 30 de octubre, y no el 6 de noviembre, fecha oficial del inicio de la Marcha Verde, para bloquear una posible intervención de Argelia contra la invasión.

    El 31 de octubre de 1975, el príncipe preside un Consejo de Ministros en La Zarzuela.

    Cuestión prioritaria: el Sahara. Juan Carlos manifiesta su férrea determinación de ponerse al frente de la situación. Sin embargo, no les dice a los reunidos que él ya ha enviado a su hombre de confianza, Manuel Prado y Colón de Carvajal, a Washington, para solicitar la ayuda de Henry Kissinger.

    Es consciente de que una guerra colonial con Marruecos en aquellos momentos podría precipitar los acontecimientos al estilo de lo acaecido en Portugal y que podría perder su corona antes de ceñirla.

    El Secretario de Estado norteamericano acepta la mediación solicitada por el nuevo jefe del Estado español, intercede ante Hassan II y en las siguientes horas se firma un pacto secreto por el que Juan Carlos se compromete a entregar el Sahara español a Marruecos a cambio del total apoyo político americano en su próxima andadura como rey de España.

    El 2 de noviembre de 1975, Juan Carlos de Borbón visita las tropas españolas en El Aaiún en un viaje sorpresa. Está en tratos secretos con los americanos para la entrega del territorio, pero no tiene ningún reparo en aparentar con los militares (a los que traicionará en las siguientes horas igual que al pueblo español, a los saharauis y a la propia ONU). En este centro, en el curso de una bien regada amistad con los militares, hasta se permite decirles a los oficiales de las tropas allí destacadas:

    “España no dará un paso atrás, cumplirá todos sus compromisos, respetará el derecho de los saharauis a ser libres” y también, dice “No dudéis que vuestro comandante en jefe estará aquí, con todos vosotros, en cuanto suene el primer disparo”.

    El 6 de noviembre de 1975, la Marcha Verde invade la antigua provincia africana española.

    En virtud del pacto secreto (alta traición) entre Kissinger, Hassan II y el traidor nuevo jefe del Estado español. Los campos de minas de la frontera han sido levantados y los legionarios españoles prudentemente retirados.

    España hasta se permite la desvergüenza de enviar al ministro de la Presidencia para que gire una visita de cortesía a los campamentos marroquíes de la Marcha Verde.

    La ONU, incómoda y sin saber qué sucede, urge a Hassan II a retirarse y a respetar la legalidad internacional. Mientras España mira hacia otro lado porque bastante tiene el principe con asegurar su corona y el monarca alauí no hace el menor caso.

    El 9 de noviembre de 1975,Hassan II da por alcanzados todos sus objetivos en el Sahara y en espera de las conversaciones de Madrid, retira los campamentos de la Marcha Verde a Tarfaya. Argelia protesta y retira su embajador en Rabat. Los saharauis, traicionados por España, se aferran a la lucha armada.

    El 12 de noviembre de 1975, comienza la Conferencia de Madrid entre España, Marruecos y Mauritania, dirigida y controlada por EE.UU en la sombra.

    El 14 de noviembre de 1975 se produce la famosa Declaración de Madrid sobre el Sahara (acuerdos tripartito de Madrid). Por ella se entrega a Marruecos toda la parte norte de la antigua provincia española:

    200.000 Kms cuadrados de gran importancia geoestratégica, muy ricos en toda clase de minerales, gas y petróleo (descubierto por petrolíferas norteamericanas y en reserva estratégica). A Mauritania (que los abandonará enseguida en beneficio de su poderoso vecino del norte) se le transfieren 70.000 Kms cuadrados del sur, los más pobres e improductivos.

    Las Cortes y el pueblo español no saben nada del asunto. Todo se ha tejido entre bastidores, con la CIA, el departamento de Estado norteamericano y los servicios secretos marroquíes como maestros de una ceremonia bochornosa en la que el príncipe Juan Carlos ha movido sus hilos a través de sus hombres de confianza: Armada, Mondéjar y Torcuato Fernández Miranda.

    Mientras, el Gobierno del entonces anonadado Arias Navarro, con Franco moribundo y su porvenir político acechando, se limitó a ejercer de convidado en la mayor vergüenza política y militar de España en toda su historia. Porque, efectivamente, este país nunca jamás había traicionado de una forma tan perversa a sus propios ciudadanos (los saharauis lo eran en 1975), se había humillado de tal manera ante un país más débil, pactando en secreto su rendición, y abandonado cobardemente el campo de batalla sin pegar un solo tiro y después entregando a su enemigo acuartelamientos y armas.

    https://www.ecsaharaui.com/2020/06/como-fue-el-abandono-espanol-del-sahara.html



  • Y si, sin la menor duda un relato que fue el reflejo de aquellas épocas.. Y EE.UU. siempre mantuvo una posición ambigua del "ni"...(ahora con Trump, se quita la careta y utiliza su "as de espadas" con Marruecos, para sacar una buena tajada...)
    Aún asi, la ONU, ni los países que la conforman (fuera de España, Marruecos y EE.UU) nunca aceptó el arreglo tripartito y por eso Argelia (no por ser mejores que los otros) patalea muy fuerte por esto



  • Argelia a Marruecos: "El reconocimiento mutuo entre invasores es inservible"

    GettyImages-1286116877.jpg

    El ministro de Comunicaciones de Argelia ha criticado a Marruecos por normalizar las relaciones con Israel insistiendo en que "el reconocimiento mutuo entre invasores es inútil y no resistirá a la voluntad del pueblo".

    Ammar Belhimer hizo sus comentarios en una entrevista con Al-Khabar Press publicada por la Agencia Oficial de Noticias de Argelia.

    "El intercambio que incluye el reconocimiento del presidente saliente de EE.UU. Donald Trump de la colonización marroquí del Sáhara Occidental a cambio del reconocimiento de Marruecos de la colonización de tierras palestinas por la entidad sionista... es inútil dada la voluntad indomable del pueblo de romper las cadenas de la ocupación y la tiranía".

    Belhimer confirmó que, "en principio", Argelia no interfiere en los asuntos internos de otros Estados. "[No obstante,] Argelia apoya el derecho de los pueblos a determinar su destino, dado que la cuestión del Sáhara Occidental sigue siendo una cuestión de descolonización, y que la República Árabe Saharaui Democrática es un Estado miembro fundador de la Unión Africana".

    Añadió que las ciudades saharauis, especialmente El Aaiún, están bajo el colonialismo marroquí.

    La semana pasada, Marruecos se convirtió en el cuarto miembro de la Liga Árabe en normalizar las relaciones con el estado de ocupación de Israel desde agosto, siguiendo los pasos de los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán.

    https://www.monitordeoriente.com/20201214-argelia-a-marruecos-el-reconocimiento-mutuo-entre-invasores-es-inservible/



  • Veremos que actitud toma Marruecos y si (mas allá de sus ambiciones territoriales) actúa con mesura...
    Pero si no es así y manda a ocupar con sus ejércitos al Sahara occidental, como elefante en una cacharrería, mucho me temo que estamos delante de otra Libia...Porque los conflictos se saben cuando empiezan, pero no y como terminan...


Log in to reply
 

31
Online

365
Users

313
Topics

8.6k
Posts